Cazón en adobo con el vino Picot Blanc (Vi d’auba). La cocina de Lydia E. Corral. (9)

08/09/2021. Lydia E. Corral. Comunicación: web@doplaillevant.com

MUSOLA (o cazón) EN ADOBO
(4 personas)
4 musolas de unos 300 gr. cada una
Harina normal para rebozar
AOVE

Adobo:
1 cucharadita generosa de orégano seco
1 cucharadita generosa de comino molido
6 dientes de ajo chafados
4 hojas de laurel seco troceadas
1 cucharada generosa de pimentón tap de cortí o La Vera ahumado
1 vaso de un buen vinagre de vino, me gustan los que se elaboran en el Marco de Jerez
1 vaso de agua
Sal

Elaboración:
Pedir al pescader@ que pele y retire las tripas de la musola, dejando la espina, que no es tal, sino un cartílago ligero que se puede masticar perfectamente. Cortar la musola en rodajas finas, de 1 cm. apróximadamente, un poco más anchas conforme nos acerquemos a la cola.
Colocar en fuente de loza o cristal con los ingredientes del adobo. El pescado debe quedar bien cubierto, de no ser así añadir más vinagre y agua, en la misma proporción. Mezclar bien y dejar en la nevera bien tapado durante toda la noche para que coja sabor.
Una vez el pescado bien adobado lo volcamos en un escurridor. Una vez bien escurrido rebozamos ligeramente en harina y freímos en AOVE bien caliente. Poner solo una capa de pescado en la sartén para que el aceite no pierda temperatura y el pescado cueza en lugar de freír. Sacar cuando estén bien dorados por fuera, escurrir bien y servir antes de que se enfríe.
Se puede tomar de aperitivo o como plato principal acompañado de una ensalada o verduras asadas.
La musola es un pescado habitual en los mercados isleños. Cuando son de tamaño pequeño como en esta receta están, además, muy bien de precio. Como sustituto siempre podemos emplear gató (pintarroja). De carne blanca y jugosa está muy presente en los recetarios de Baleares, tanto en guisos como en cocas o empanadas. Al ser un poco soso, lo habitual es alegrarlo poniéndolo en adobo antes de cocinar.

Picot Blanc 2020.

Bodega Vi d’Auba. DO Pla i Llevant

Uvas chardonnay y prensal.
Evoca los sabores de frutas tropicales carnosas como el mango y la piña, pero también tiene notas florales que recuerdan a la flor de naranjo. Tiene un postgusto ligeramente dulce, similar al de los orejones (como consecuencia de la crianza sobre lías). El color amarillo pálido del vino sugiere una ligera maceración con hollejos. Particularmente atractivo para quienes gustan de vinos jóvenes y frescos.