Compremos vino mallorquín

03/09/2020. ABR. Comunicación: videmallorca@gmail.com


Estamos inmersos en una profunda crisis que no es justo económica. En el artículo anterior hablábamos de los aspectos que tiene esta crisis: sanitaria, social, económica y que no sabemos que nos depara el futuro, lo que supone que sea más profunda. De estos aspectos sobre alguno de ellos podemos actaur, otros, no. De la sanitaria se cuidan los profesionales, del futuro, poco que hacer, sino esperar con esperanza. En cambio, de la social se trata de cumplir las directrices que marcan los profesionales de diversos campos y de la económica es de la que se quería hablar.


Sobre la económica si que podemos hacer algo, si cada uno pone un granito de arena al final se tiene un buen montón. Y es lo que podemos hacer. El artículo lleva por título compramos vino mallorquín porque en esta web justo hablamos de vino, pero podría referirse a comprar tomates de ramillete o de pera, ajos morados, aceite, queso, zapatos, muebles, servicios tecnológicos o comprar en la tienda del esquina. Y tal olvidarnos un poco de las facilidades online. Porque no se trata de salvar económicamente esta empresa o aquella, sino de salvarnos todos. Cada uno de nosotros sabe lo que se juega: el lugar de trabajo o los ingresos empresariales o los ingresos por servicios ofrecidos o funcionarios o profesiones liberales.
Como ejemplo, hablamos de vino y la red de relaciones económicas que se establece en torno a esta actividad desde que empieza el ciclo anual hasta la botella que tenemos en la tabla. Las bodegas venden vino, pero también mueven la economía de la isla siendo consumidores. En los viñedos, ontracten muy personal (trabajadores directos en campos, asesores técnicos agrícolas, enólogos), compran materiales (maquinaria, compuestos químicos. En las bodegas son necesarios operarios, enólogos, asesorías exteriores. Personal especializado en venta. Maquinaria. Materiales: botellas, tapones, etiquetas, cajas. productos químicos, productos de limpieza. Y para la comercialización del vino: distribuidores, tiendas, hoteles, restaurantes, empresas de transporte, empresas publicitarias, imprentas, empresas gráficas, medios de comunicación), contratan asesores, activan trabajos indirecto (camareros, sumilleres, diseñadores, periodistas, críticos, community managers). Como vemos detrás de cada botella de vino hay un cosmos de relaciones económicas y personales. Y, en este caso, nosotros podemos elegir si nuestro dinero los reinvertimos aqu»i o dejamos que se vayan fuera destinados a enriquecer otras comunidades.

vtmallorca.com