DIETARIO DE VENDIMIA. 7. ¿Ha afectado la lluvia de ayer a los viñedos?

 

Después de muchos meses de sequía ayer llovió por primera vez. Era una lluvia anunciada, pero no sabíamos la intensidad, se temía que fuera de aquellas devastadoras, pero no fue tan intensa. Al menos por los viñedos. A lugares del sur y sureste, cerca del mar, fue un buen temporal de viento y lluvia. Las viñas, situadas más en el interior no se vieron tan afectadas. La cantidad de lluvia caída sobre los viñedos del Pla i Llevant, entre Muro y Llucmajor ha oscilado entre los 15 y el 20 L.

Los efectos que ha tenido sobre los viñedos son, en primer lugar, ha limpiado las uvas. Los hay eliminado el polvo y otras partículas de la piel. Cuando la uva entra en la bodega, después del prensado, se hace el desfangado, que consiste en dejar el mosto dentro depósitos de acero para que sedimente todas las impurezas y se clarifique. Entonces comenzará la fermentación.

Por otra parte como que este  es un año muy seco en las plantas les va bien acumular un poco de agua y la que pueda llegar a las uvas hará que la concentración de azúcares baje y, en consecuencia, el grado no sea tan elevado.

Otro detalle, en los granos de uva no maduran todas las partes al mismo tiempo: popa, piel y huesos lo suelen hacer en este orden. Este año que ha sido un año seco hace que la acumulación relativa de azúcar ya sea muy elevada, por lo tanto graduación alta. Si se puede tardar una serie de días más a vendimiar, la piel tendrá formato más polifenoles (el factor más saludable) y también los huesos habrán hecho su camino de maduración. Todos estos factores son positivos para la buena calidad del vino.