Inicio de vendimia en plena ola de calor

31/07/2022- ABR. Comunicación: promocio@doplaillevant.com

    Estamos a las puertas de la vendimia 2022. En estos últimos años cuando se avecinan estas fechas el tema recurrente es si debido al cambio climático se adelanta o no la vendimia, provocada por el aumento evidente de las temperaturas. Para tener una respuesta fomentada en la opinión de gente experimentada en el tema, hemos hablado con viticultores que trabajan en la zona del Pla i Llevant. En concreto con: Toni Caldentey, Joaquim Monserrat, Luis Armero, Jaime Bergadà, Jaime Olivella, Andreu Oliver Oliver, Carmina Sender, Silvia Lázaro y Cristina Madrid para que nos den su visión. Con ellos hemos hablado de maduración de las uvas, tiempo atmosférico, estado sanitario y su calidad, prácticas agrícolas, producción, variedades de vid y precios. Hemos intentado establecer un cuadro general.

     La maduración.

     Para hablar de todos estos temas debemos referirnos al concepto de terroir, formado por la composición de la tierra, el tiempo atmosférico, las variedades cultivadas y las prácticas agrícolas. Todos estos factores están relacionados entre sí y condicionan la calidad de la añada. El asunto que más llama la atención es el calor. Este año hemos sufrido unas cuantas olas de calor. Parece que la más importante ha sido la de fin de mayo y principios de junio que desencadenaron que el proceso de maduración empezara más bien que lo habitual. En el mes de julio se ha sufrido una intensa ola de calor en la que durante muchos días seguidos las temperaturas fueran muy elevadas. Ahora bien, cuando las temperaturas suben, especialmente al superar los 37ºC, las plantas se defienden deteniendo sus procesos metabólicos. Jaume Olivella, afirma que con  las altas temperaturas las plantas cierran los estomas y se detiene la fotosíntesis. La maduración queda detenida a la espera de que haya una bajada de las temperaturas. Por eso, algunas de las personas consultadas, dicen que es difícil en estos momentos aventurar una opinión sobre si se adelantará o no la vendimia. Depende de lo que ocurra en los próximos días.

Las enólogas Carmina Sender y Silvia Lázaro que son responsables de viñedos que se cultivan en la Marina de Llucmajor manifiestan que en su caso sí se produce un avance importante de la vendimia, al menos de la variedad chardonnay que ya tiene unos altos contenidos en azúcar . Carmina destaca la diferencia de comportamiento de esta variedad sobre un terreno pedregoso de piedra arenisca y sobre tierra roja. La primera está mucho más avanzada y supone que se debe a la menor retención de agua del suelo que hace que las uvas estén menos hidratadas, situación que contrasta con los viñedos que presentan un suelo en el que hay una mezcla de piedra y tierra . Ambas afirman que las variedades tintas también pueden ir más avanzadas, pero todavía no se manifiestan con claridad. Cristina Madrid, responsable de viñedos en el municipio de Manacor, también indica que la variedad chardonnay ya ha llegado a su punto de maduración y en estos días la están vendimiando. Respecto del resto de variedades parece que siguen su ciclo normal y van madurando al ritmo normal.

 

El inicio de la vendimia

     Determinar el inicio de la vendimia es algo complejo porque depende de muchos factores. En primer lugar de la variedad, las hay de ciclo corto y otras de ciclo largo. Las de ciclo corto (chardonnay, viura) han sido más sensibles y han acelerado su maduración con la ola de calor. Depende del tipo de vino que se va a elaborar. Si se trata de elaborar espumosos interesa que el mosto sea ácido, la vendimia se hace cuando todavía no han madurado y hay poco azúcar en la pulpa de los granos. A medida que van madurando, disminuye el contenido en ácido y aumenta el de azúcar. Un caso similar es cuando se quiere hacer vinos jóvenes: blancos o rosados de consumo rápido y de preferencia en verano. Se busca la frescura que da el ácido al vino, por eso se vendimian antes. En vinos que puedan durar más tiempo se suele preferir que las uvas sean bien maduras con toda su carga de compuestos orgánicos. A medida que la uva va madurando aumenta su contenido en azúcar y disminuye la acidez.

Necesidad de lluvia

     De manera general comentan que sería muy favorable que en los próximos días se produjera alguna lluvia que pudiera refrescar los campos. Aunque haya viñedos que se rieguen a goteo éste se concentra mucho al pie de la planta mientras que una lluvia se distribuye en todo el trozo y mejora el efecto del agua. Se nota en los viñedos una carencia de agua que se manifiesta en que los mayores van cogiendo el aspecto de pasas. Con la lluvia comentada las uvas tomarían más peso y podrían producir más mosto. Luis Armero manifiesta que si ahora lloviera el inicio de la vendimia se retrasaría.

Las tareas para evitar la evaporación


Joaquim Monserrat pone especial énfasis en la práctica de labrar para evitar la evaporación del agua que está en el subsuelo. Se trata de ir realizando labores poco profundas con el objetivo de romper los capilares y poros de la tierra por los que se pierde el agua. El mismo polvo alto tapa el suelo y evita la pérdida del agua edáfica. Los viñedos que son regados no presentan estos problemas.

Otra práctica destinada a preservar el agua es la de poda en verde que Jaume Olivella explica en qué consiste: quitar el exceso de uva si se da el caso, eliminar los brotes limpios, es decir, brotes que nacen de brotes o eliminar hojas . Habitualmente se quitan hojas para que las uvas estén bien soleadas y secas, pero con el exceso de insolación la poda se ha hecho en el interior de la vid dejando que las hojas den sombra a las uvas.

    

Estado sanitario de la viña.

     Todos los consultados coinciden en que el estado sanitario de la uva es óptimo. Esta añada no ha habido enfermedades. Hacia abril hubo un pequeño brote de mildiu, pero que fue fácilmente controlado y prácticamente no ha habido daño importante porque hace perder mucha calidad en las uvas y, además, facilita la entrada de la botritis . Las condiciones que se han dado hasta ahora indican que las uvas son de gran calidad.

Los precios de la añada.

Un aspecto importante es el precio que ha costado este año el cultivo de la viña. Toni Caldentey afirma que los precios se han disparado: el gasóleo, los productos fitosanitarios, los abonos. Calcula que el aumento ha superado en ciertos productos un 30%.

     Conviene hacer referencia a los precios que se pagan por las uvas, para tener un mejor conocimiento de la viticultura de la isla. Por lo general, se puede decir que en Mallorca el precio esta en torno a 1 euro el kilo cuando las uvas son de buena calidad. Contrasta con los precios de la península. Jaume Bergadà, que vive a caballo entre Cataluña y Mallorca  explica que la media de precio es 0,40 euros/kg la uva blanca y 0,50 euros/kg la tinta. Si bien puede haber pequeñas oscilaciones. Las cooperativas lo pagan a 0,30 euros/kg y las uvas de viñedos para producir vino de mesa, es decir, no adscritas a denominaciones de origen a 0,10 euros/kg. Si se quiere comparar con Francia el precio medio en todo el país es de 3 euros/kg y la uva para champán: 6 euros/kg.

Un aspecto importante a destacar es que el precio que se paga la uva en Mallorca es superior al resto de la Península. Ésta fue una decisión tomada por los pioneros del vino de calidad. Vieron desde el primer momento que debía apostarse por el vino de calidad y para conseguirlo se decidió pagar buenos precios para que, por un lado, los viticultores pudieran vivir dignamente de su trabajo y, por otro se conseguía tener buenas uvas. Sin buenas uvas no se puede hacer vino de calidad.