LA VENDIMIA 2018 DEL PLA I LLEVANT YA ESTÁ EN LAS BODEGAS

En los primeros días de octubre ha finalizado la vendimia de 2018 del Plan y Levante. El mosto fermenta en las bodegas para dar el vino de una añada complicada, pero que se piensa que es de calidad. Es bien sabido que el ciclo de la viña depende en buena parte del tiempo atmosférico. Si la primavera y la primera parte del verano las condiciones habían sido buenas en el mes de agotar y septiembre las condiciones cambiaron, posiblemente exceso de lluvia y falta de temperatura para conseguir una maduración adecuada de los grandes. No obstante los uva que ha entrado en las bodegas tiene características adecuadas para hacer un buen vino.
La producción de los viñedos, tras la bajada del año pasado, ha vuelto a sus valores habituales, muy similares a los del año 2016. La cosecha ha sido de 2.400.00 kg, de los cuales un poco más de un millón cuatrocientos corresponden a variedades tintas y casi un millón a las blancas. El rendimiento máximo que pueden dar en vino es el 70% del peso de la uva.
Respecto de las variedades blancas más cultivada es el premsal blanco con unos 380.000 kg, seguida de chardonnay, 225.000 kg y moscatel, casi cien mil, valores similar al macabeo. Entre las blancas destaca el aumento de cultivo del giró rubio, la última variedad blanca autorizada, que ha triplicado su cosecha respecto de 2016, más de 80.000 kg.
Las variedades tintas no presentan muchas novedades aparte de la superación de la bajada del año pasado. Las más cultivadas siguen siendo las francesas: Merlot, Cabernet Sauvignon y Syrah. Van seguidas de las autóctonas Callet y manto negro, 190.000 y 170.000 kg respectivamente. Finalmente, ojo de liebres y cantidades no muy grandes de fogoneu, gorgollassa, Pinot Noir y Monastrell.
Ahora, a esperar unos meses para poder ver los resultados!