¡Las viñas a descansar!

27/09/2020. ABR. Comunicació: videmallorca@gmail.com

Una viña entrando en el preiodo de descanso

El ciclo anual de la vid llega a su fin. Aquellas cepas que en invierno parecían muertas y que en la primavera brotaron han hecho su trabajo, han sufrido muchas inclemencias y han dado su fruto. Más que nunca las viñas han sido escrutadas por el ojo atento de los viticultores muy preocupados por el momento social (sanitario y económico) que hemos vivido y aún vivimos con gran incertidumbre.


La viña, indiferente al ataque del coronavirus y los problemas sanitarios y económicos asociados ha seguido su ciclo: formar las hojas, que son las fábricas donde se sintetizan todos los compuestos orgánicos precisos para que la planta haga su trabajo; realizar la floración, para asegurar la reproducción; formar y madurar las uvas hasta alcanzar el punto óptimo para ser vendimiadas y poder dar el mosto de la máxima calidad posible.


Y ahora, a descansar. Antes de entrar en el descanso invernal se removerán los compuestos orgánicos que quedan en las hojas y serán transportados e inmovilizados a las partes de la planta que esperarán el nuevo ciclo: raíces, troncos y sarmientos. Culminada esta fase las hojas perderán su color verde y caerán mientras las cepas adoptan la forma esquelética de invierno. Les ha llegado el momento del descanso anual.