Los datos de la añada 2020. (1). Números

20/10/2020. ABR. Comunicació: videmallorca@gmail.com

Fermentació de la varietat syrah. Bodega Miquel Oliver (Petra)

La añada 2020 ya está concluida. Todas las uvas han sido entradas en las bodegas y se han iniciado los procesos de preparación de los vinos según los criterios propios de cada bodeguero. No ha sido una añada fácil, ni mucho menos, pero al final hay motivos, como se verá luego, para pensar que tendremos una añada excelente.

La producción ha sido corta. En total, 1.495.715 k, un 31% menos que el año anterior. Han bajado su rendimiento tanto las uvas blancas como las tintas. Uva blanca, 618.952 K, un 22% inferior al año pasado. Uva tinta, 876.763 K, un 37% inferior. Los litros de vino que se pueden elaborar como máximo son el 70% del peso de las uvas, según la normativa de las DD.OO.. De vino blanco se podrán elaborar 433.266 L y de vinos rosados y tintos: 613.734 L. Recordemos que ambos vinos se elaboran con uvas tintas. En total, esta es la producción de las 296 hectáreas vendimiadas.

El comportamiento de las variedades ha sido dispar. Algunas de ellas han tenido notables bajadas de producción, como el giró ros, macabeu, viognier y moscatel. Mientras que premsal blanc, riesling i parellada se han mantenido en las producciones normales. El chardonnay ha experimentado una ligera bajada del 14%.

Respecto de las variedades tintas las que han tenido una disminución de rendimiento más importante son las internacionales: cabernet sauvignon, merlot y syrah. Mientras que las autóctonas: callet, manto negro y fogoneu se han mantenido en los valores normales, con la excepción de la gorgollassa que también ha bajado. En el siguiente artículo analizaremos cuales han sido las posibles causas de estos cambios en la producción. Y por qué cabe esperar excelentes vinos de esta añada.