Mireia y Bàrbara, imagen-metáfora para los tiempos que vienen

28/03/2020


Confinados, así estamos todos o casi todos. Unas pocas empresas básicas están en funcionamiento, pero la mayoría están paradas. Cada una de ellas con sus problemas. Un nube de pesimismo sobrevuela la isla y todo el mundo. En el sector del vino ya conocemos la situación. Las bodegas sufren una bajada de pedidos en picado. Hoteles y restaurantes permanecen cerrados. En las tiendas primero son los artículos de primera necesidad. Mientras que las viñas piden la atención continua de los días de inicio de ciclo anual.
Todos hemos sufrido una sacudida muy fuerte. Nos hemos encontrado indefensos y bastante desconcertados y parece que la población hemos sido muy obedientes. Enclaustrados y solo saliendo por lo que sea totalmente necesario. Pero ahora toca levantarnos, mirar el futuro porque algún día volveremos a la normalidad.
Y en este contexto la imagen de Mireia de la bodega Can Majoral y Bàrbara de la bodega Mesquida Mora puede que nos den la clave del tiempo que están por venir. Estamos en un punto y seguido en el que será necesario aplicar:


Alegría: No dejarse llevar por el pesimismo, ni por la alegría de que aquí no ha pasado nada y todo volverá ala normalidad. Recuperamos la sonrisa, el mensaje de la foto es un buen punto de partida.
Optimismo: El presente es malo, pero debemos elaborar el futuro preparando tiempos mejores que seguro que vendrán. (El hoy se malo, pero el mañana es nuestro, Antonio Machado). El tiempo no se detendrá. Todo esto acabará un día.
Generosidad: Para compartir lo que tenemos y buscar simbiosis. O salimos todos o saldrá nadie.
Imaginación: Para buscar nuevas soluciones, nuevas oportunidades.
Reinvención: A parir de ahí donde hemos llegado perveure cuáles serán las demandas del futuro a las que tendremos que dar respuesta
Competencia: Para seguir mejorando. Para profundizar en lo que sabemos hacer. Para no caer en la autosatisfacción de que se hace buen vino, sino que se debe continuar experimentando, intentar mejorar. Único camino para no ir atrás.
Colaboración: Los puntos anteriores se refieren, especialmente, a agricultores y bodegueros, pero también se necesita la colaboración de la sociedad. Consumir productos locales ahora se ha convertido en la herramienta adecuada para mejorar la situación económica de todos, de contratados a empresarios. Los mismos puntos expresados ​​anteriormente también son aplicables a la sociedad: alegría, optimismo, solidaridad, imaginación, generosidad, .. desde otro punto de vista, quizá, pero que nos afectan a todos por igual
Vendrán tiempos mejores, pero no venderán solos. Serán los que nosotros trabajemos: conjuntamente!