Propuestas de maridaje de comida y vino para las fiestas


En las fiestas de fin de año la mesa y las comidas toman un protagonismo especial. La tradición marca la reunión en torno a la mesa: comidas de empresa, de amigos o de familia. Si la reunión se hace en casas particulares los anfitriones disponen un ambiente especial y agradable para que los invitados se sientan a gusto y bien tratados. La cultura nos lleva a cuidar muchos los detalles: la mesa bien puesta, el menú elegido entre aperitivos, entrantes, carnes, pescados, postres. Y en estos días en todas las mesas aparece el vino que a veces no sobrepasa los tópicos: con pescado, vino blanco, con carne, vino tinto y los espumosos destinados a los postres sean cuales sean.
 La cultura del vino aumenta partes y, por lo tanto, es conveniente poner un poco de atención a su elección. Si nos esforzamos un poco podemos mejorar de manera notable los platos resaltando sus características si cuidamos el vino que ofreceremos. A continuación damos una serie de propuestas de maridaje entre los platos más habituales preparados en casa en las que tenemos la oportunidad de escoger los vinos a unos precios bastantes interesantes. Hablaremos de tipo de vino y de variedades de uva y no se dan referencias concretas a bodegas para que prácticamente a todos los bodegas del Pla i Llevant, los encontrará muchos de los vinos que se recomiendan.
Los aperitivos pueden ser muy variables y de consistencias dispares lo que dificulta hacer recomendaciones concretas, pero como se sirven antes de la comida o cena conviene elegir vinos ligeros que nos vayan preparando el cuerpo para el resto del ágape. En general, blancos de añada (chardonnay, premsal), rosados, tintos de crianza corta (callet, manto negro, Pinot Noir) y, por supuesto, los espumosos que son muy versátiles y se adaptan muy bien a platos muy diferentes.
Para las cremas de verduras y consomés son adecuados los vinos blancos ligeros: chardonnay, premsal, de añada. En general podría decir que los mismos vinos del aperitivo son válidos para las cremas vegetarianas y caldos de ave.
Si el primer plato es un arroz: paella, risotto o caldoso un buen acompañante son los rosados ​​preparados con callet, manto negro, syrah o merlot. También pueden acompañar bien los blancos de muscat y de giró ros
Si se trata de platos hechos con pescado blanco o azul podemos ir más allá de los blancos y ser un poco más arriesgados. y acompañarlos de negros ligeros, de añada o de crianza corta, de callet, manto negro, monastrell. Hay que decir que en el pescado es importante si se hace solo o con verduras. Por salmón sería aconsejable un blanco de variedades tintas , si el salmón se prepara en crudo o ahumado, un giró ros puede ser una buena compañía. Los blancos con crianza, chardonnay, viognier también combinan bien.
Los mariscos normalmente piden espumosos. Pero blancos de muscat, chardonnay de crianza. En el caso de los moluscos: ostras, almejas, mejillones, si se comen crudas, muscat, chardonnay, giró ros, viognier es una buena elección. Los mejillones dependen en buena parte si van acompañados de salsas o no. Hechos al vapor pueden ir bien con Chardonnay, muscat, o giró ros. Si van con salsa, tintos ligeros de crianza corta son adecuados.
El pollo o el pavo si se preparan a la plancha los rosados ​​o los blancos de chardonnay y premsal con crianza con bota. Si van acompañados de salsas los tintos ligeros con crianza.
Las carnes de cordero o cochinillo son de sabor intenso, son grasientos y precisan de un vino que acompañe y no les haga la competencia. En general, son adecuados los negros, Cabernet, Merlot, Syrah, monastrell.
Respecto de los postres ya se dijo bastante en Baleares Vadevi.
Como resumen general se podría decir que la regla del maridaje entre vino y comida es que no hay reglas. Los matices y gusto son casi infinitos.


Para saber más:
François Chartier, el sumiller creador de armonías.
Un buen vino,
Maridaje de vino,