RELACIÓN CALIDAD / PRECIO DE VINOS PENINSULARES Y MALLORQUINS

Dentro del conjunto de talleres de cata que organizan la DOP Pla i Llevant y Vino de la Tierra Mallorca esta semana se ha estrenado una nueva modalidad. Se trata de que los asistentes comparen las características organolépticas y de precio de vinos elaborados en la Península y en Mallorca y comprobar a ver si es posible distinguir los vinos hechos en uno u otro lugar. El primer día se dedicó a vinos blancos y el segundo a tintos.

 

Los asistentes se les presentó de manera anónima un conjunto de seis vinos de los que únicamente sabían que había hechos en Mallorca y otros fuera, pero no conocían el número de cada. El orden es que se presentaban los vinos se había establecido al azar. Se debía contestar un cuestionario pedía por el color: debían ordenar por color, por intensidad de aroma y por intensidad de sabor. También se pedía que manifestaran qué era lo que preferían de color, aroma y sabor y que dijeran qué consideraban que se había hecho en Mallorca y cuáles fuera. Finalmente, se les informaba de los precios que tenían las botellas de vino en el mercado y se les pedía que pusieran precio a cada botella.

Los vinos blancos de la Península estaban elaborados a partir de verdeo y de godello. Los mallorquines eran hechos de prensal, moscatel y chardonnay. Respecto de los negros, los peninsulares eran hechos de tempranillo y graciano. Los mallorquines hechos de callet, manto negro y completados con Cabernet Sauvignon, Merlot y Syrah.

 

Los participantes se dieron cuenta de las dificultades que suponía responder a las preguntas propuestas, si bien, demostraron excelentes conocimientos sobre las características de los vinos que probaban de manera completamente anónima, como se ha dicho. Respecto de colores, aromas y sabores no hubo mayor problema por los catadores. Prácticamente coincidieron con sus respuestas. Un aspecto que se quiso investigar expresamente fue la cuestión del precio de los vinos de los que sabemos que hay una afirmación que corre por el mundo en el sentido de que los mallorquines son más caros. Esta afirmación en este curso se desmintió. Los asistentes ordenar los precios de acuerdo con los que tienen puestos en las tiendas de vino y coincidió la relación precio / calidad entre los de aquí y los de fuera. Además valoraron los vinos mallorquines un 10% por encima del valor que tienen en el mercado. Esperamos que esta experiencia se pueda repetir en otros lugares para confirmar los resultados y para volver poner unas horas bien divertidas en torno a una cata presentado como un juego que exigió la participación activa de los asistentes.