Tiempo de reencuentro

20/06/2021. ABR. Comunicación: web@doplaillevant.com

Cata de vino del año 2019. Fira Dolça d’Esporles


Hemos sido sometidos a una prueba muy dura. Una situación que no lo habíamos podido imaginar y que como una maldición nos cayó encima. Hemos estado un año y medio prácticamente incomunicados, al menos, físicamente. Nos hemos tenido que adaptar a la situación. Y mayoritariamente la sociedad ha respondido con sensibilidad y responsabilidad. Siempre hay excepciones, pero han sido eso, excepciones. Desgraciadamente lo que es irrecuperable son los miles de personas que han muerto y lamentable los sufrimiento de los que la han sufrido de manera grave.
La prueba ha sido dura. Los administradores de la vida social han sudado tinta. La dicotomía salud-economía ha presidido el debate y el combate entre intereses contrapuestos. Las reclusiones y limitaciones de movimiento eran necesarios para preservar la salud y la economía lo padece. Ya se sabe lo que decimos: la salud es lo primero. Ha habido y hay todo un conjunto de medidas para paliar la economía maltrecha, aunque siempre insuficientes.
Han sorprendido las indecisiones y dudas de los políticos. Es cierto que no tenían experiencia en una situación como esta, pero parece que deberían tener un simulador de situaciones especiales que los orientados. En cambio, la ciencia se ha prestigiado. Los científicos sabían que podía pasar y sabían cómo debían actuar. Con muy poco tiempo ofrecieron un conjunto de soluciones diferentes e imaginativas para hacer frente. También ha sido muy buena la respuesta de la tecnología, haciendo que en pocos meses millones de vacunas estuvieran listas para ser administradas.
Y ahora estamos en el tiempo del reencuentro, con ganas de recuperar el tiempo perdido. El mundo del vino ya responde con un entusiasmo encomiable, actividades de todo tipo con el vino como elemento común a maridajes con quesos y menús ingeniosos, actividades deportivas, actividades de cultura popular, a observación de estrellas. Ya se ve que el paro ha hecho funcionar la imaginación. Esperamos que entusiasmo y prudencia se combinan bien y podemos disfrutar de este tiempo de reencuentro.