Vimblanc, un vino ancestral

11/02/2021. Orquestra Vivalví / Andreu Oliver Tril, Majoral Comunicació: web@doplaillevant.com

Andreu Oliver Tril, Majoral, xeplica en este vídeo el proceso de elaboración del Vimblanc.


Can Majoral, bodega ubicada en Algaida, es bien conocido por su elaboración de vinos en variedades autóctonas: gorgollassa, callet o giró ros. También es conocido por hacer nuevas propuestas de vinos en busca de nuevas sensaciones. Es el caso del vino que comentamos hoy. Esta vez la investigación ha ido hacia atrás y han recuperado un tipo de vino que antaño era habitual preparar a las casas, pero que ha caído en desuso. Se trata del vino caliente, vino dulce aromatizado con frutas. La han titulado Vimblanc, que es el nombre que daba su familia a este tipo de vino.
Este vino se hace durante la vendimia ya que se usa el mosto de las uvas: blancos o negros. En este caso la han preparado a partir de mosto de la variedad chardonnay. El mosto se hace hervir de manera muy lenta a fin de que se vaya evaporando el agua hasta la mitad o una tercera parte, según se quiera tener más concentrado o menos el azúcar que queda al mosto. Durante el proceso de ebullición acompaña el mosto de varias frutas. Cada casa tenía su fórmula propia, pero como se puede suponer los frutos de otoño eran los habituales: membrillos, manzanas y otros. Una vez cocido el mosto se deja fermentar. La fermentación se detiene sola en el momento que el alcohol formado mata los mismos levaduras que producen la fermentación. El resultado es un vino dulce, de elevada concentración alcohólica aromatizado con las frutas que han acompañado la ebullición. Es un vino ideal para acompañar postres dulces: ensaimadas, crespells, cuartos, robiols, etc.

James Lambourne es el autor de la etiqueta del vino. Sobre esta ha escrito: Al pie de la montaña de Cura encontré una piedra arenisca con cortes naturales hechos por la propia sedimentación de la piedra. Estas piezas separadas forman una escalera que me recordó a «la Escala del entendimiento» de Ramon Llull …


Y para acompañar el vimblanc nada como músicas también dulces como pueden ser cualquiera de las interpretaciones de Hauser y Señorita. En Climent inclina para Es fa llarg esperar, de Pau Riba interpretado por Maria del Mar Bonet en el disco Alen (1977). Pedro ha elegido: Coral para órgano BWV 729 de Bach. Título del coral: In dulci jubilo. Finalmente, n’Arànzazu inclina por la apertura de la suite sinfónica Masques et bergamasques de Gabriel Fauré Afirma que: escuchada hoy en concierto-grabación de la Orquesta Sinfónica nuestra, me ha entremezclado aquella dulzura del vino (lo más francés de Fauré) con la preciosidad de escritura clásica al estilo de Mozart que recuerda este movimiento y que dice con el gusto de la ensaimada acompañada con vino, más sutil que mojada en chocolate.

Orquesta Vivalví (Climent Picornell, Pere Estelrich, Aránzazu Miró, Antoni Bennàssar)

(Este artículo fue publicado en el suplemento Manjaria del Diario de Mallorca el día 06/02/2021)

Andreu Oliver Tril, ha escrito:
El vino caliente, vino de misa, vim blanco o vino blanco es el mundo de los dulces como el
glosado a la poesía, un vino que en otro tiempo era muy presente y bebido en las casas, que se
solía sacar los días de fiesta y también se daba a los niños, mezclado con un huevo y azúcar,
para que tuvieran más fuerza o para subir de peso. Mossen Antoni Maria Alcover nos
contaba en el libro «Sus matanzas y ses fiestas de Navidad» que «Entonces sacan ses
almendras tostadas, y labios granadas dulces y Aubarés, penjoi de Calop blanco, barquillos
azucaradas y tortas de turrón, y todo el mundo pega sano su espipellada, hasta que Andreu
saca se vino blanco, un vino hecho suyo, que sólo sirve para hacer brindis se día de ses matanzas,
se día de Navidad y se día de Pasco «. Ben convencido de que muchos no lo conocéis y otros
sólo os queda en un rincón de la memoria para que durante estos últimos años únicamente
habréis probado de algún vinatero casero o alguna botella de las pocas bodegas que han
seguido elaborando en muy pocas cantidades. El dulce glosado no desaparece si quedan
glosadores y nosotros nunca hemos dejado de hacer pero siempre dentro del ámbito familiar sin
dar el paso a sacar al mercado esta ancestral forma de hacer un dulce