Vino, dieta, estilo de vida y salud

08/12/2023. ABR. Comunicación: promocio@plaillevant.com

 

Recientemente se ha celebrado en Toledo el congreso titulado: Lifestyle, diet, wine and health, organizado, entre otros, por FIVIN, la fundación que lidera la propuesta de consumo de vino con moderación en nuestro país. La reunión ha sido dirigida por el Dr. Ramon Estruch del Hospital Clínic de Barcelona y el Instituto Carlos III de Madrid, líder mundial en las investigaciones sobre vino y salud. En este congreso se ha hecho una revisión de cuál es el estado de las últimas contribuciones científicas a los conceptos sobre estilo de vida, vino y salud, en este artículo repasamos vino y salud.

Vino y salud

El consumo de bebidas alcohólicas, tan elevado, despierta gran interés por su incidencia sobre la salud, pero es preciso distinguir entre bebidas alcohólicas, especialmente destilados, y vino. El vino contiene menos alcohol y especialmente contiene polifenoles responsables de efectos positivos sobre la salud. Los estudios sobre la relación entre vino y salud se basan, por un lado, en encuestas epidemiológicas realizadas a un gran número de personas y, por otro lado, en estudios científicos, que investigan cómo afectan de manera concreta a los componentes del vino en los distintos procesos metabólicos del organismo humano. Veremos una puesta al día de las últimas contribuciones.

El diagrama en J

Las relaciones entre vino y diversas enfermedades se pueden representar gráficamente por la curva en J. En la imagen pueden verse una de las primeras curvas en J en la que se representa la relación del consumo de vino y otras bebidas alcohólicas y la  incidencia sobre mortalidad. En estas representaciones se ve cómo el vino forma parte de las sustancias que suministradas en baja cantidad tienen efectos positivos por el organismo, en cambio, cuando la dosis aumenta tienen efectos negativos. Estos compuestos reciben el nombre de horméticos.

La salud cardiovascular.

Las enfermedades cardiovasculares se encuentran entre las causas más importantes de muerte. Por eso tiene un gran interés estudiar posibles formas de conseguir un estado más saludable en el funcionamiento del sistema circulatorio. El Dr. Curtis Ellison (Escuela de Medicina de la Universidad de Boston) hizo referencia al enfrentamiento que existe entre diversas formas de ver el consumo de alcohol. Citó un estudio del año 1974 en los EEUU como ejemplo de la intromisión en las investigaciones de grupos de presión. En el estudio se destacaban los factores más importantes de riesgo por enfermedades coronarias: el tabaquismo, la hipertensión, el colesterol elevado en sangre y la abstinencia de alcohol. Para su publicación se vieron obligados a eliminar la referencia al alcohol. Según afirmó los grupos contrarios al consumo de alcohol realizan interpretaciones erróneas de los resultados de las investigaciones o se basan en estudios muy limitados.

El Dr. Giovanni de Gaetano (IRCCS, Istituto Neurologico Mediterraneo, Pozzilli) presentó varios estudios sobre hospitalización, y mortalidad relacionados con el consumo de vino. De estos estudios, realizados mediante 150.000 encuestas, presentó los resultados que hacen referencia a la relación entre consumo y mortalidad. Un consumo moderado (10 g/día) tiene un 11% menos riesgo; el consumo superior (más de 20 g/día) tiene un 13% más de riesgo respecto a los abstemios. Los consumidores moderados necesitan menos hospitalizaciones que los grandes bebedores.

El Dr. Ken Mukamal (Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, EEUU) presentó los resultados de un estudio realizado sobre dos millones de encuestas de las que se desprende que para personas entre 15 y 39 años el consumo entre 0 y 1,75 g/día tiene el mismo efecto sobre el organismo que la abstención. El nivel de máxima protección por este grupo es el consumo de 0,51 g/día. Para las personas mayores de 40 años, el nivel de máxima seguridad está entre 0,1-1,9 g/ y el consumo entre 0,2 y 0,7 g/día equivalen a la abstención. Niveles superiores de consumo ya se consideran perjudiciales para la salud.

Cáncer y vino

Se ha relacionado el elevado consumo de alcohol con la incidencia de cáncer, especialmente: esófago, hígado, mama, colon y cavidad oral, debido a ciertas alteraciones en el funcionamiento del organismo que afectan al ADN, estrés oxidativo o desregulación de genes supresores de tumores. Es necesario profundizar en su estudio porque los resultados experimentales no son totalmente concluyentes. El Dr. Gaetano, respecto al cáncer, afirmó que la ingesta moderada no tiene influencia sobre el cáncer, mientras que una ingesta superior al 20g/día se asocia a un aumento del 22% de riesgo de contraerlo. El Dr. Ramon Estruch que lidera el programa PREDIMED, considera que el mal uso del consumo de alcohol puede ser la causa de diferentes cánceres, pero ha estudiado de forma directa la relación entre consumo de alcohol, de todo tipo, con el cáncer de mama y concluye que las bebedoras moderadas de vino, especialmente tinto, tienen una incidencia 80% menor que las abstemias. El tema sigue abierto a nuevas aportaciones.

Conclusiones

Como resumen de todas las aportaciones realizadas por las encuestas epidemiológicas y estudios experimentales se pueden extraer las siguientes conclusiones para conseguir una óptima relación entre vino y salud.

Todas las afirmaciones que se hacen este artículo se han extraído de artículos científicos publicados en revistas especializadas sometidas a todos los controles de garantía de su calidad. Si alguna persona tiene interés en conocerlos puede ponerse en contacto mediante el correo electrónico abennassar@uib.cat.

  1. No existe un nivel de consumo inocuo garantizado para todas las personas, pero un consumo moderado de dos copas al día de vino, especialmente tinto, por los hombres y una por las mujeres (por razones metabólicas), es adecuado. 1 copa=100ml.
  2. Se debe consumir el vino siempre acompañando las comidas
  3. Evitar siempre el consumo excesivo. Más de 20 g/día
  4. Beber de forma moderada todos los días.
  5. No diferir las copas no bebidas hoy a otro día.
  6. No fumar. La combinación de alcohol y tabaco es fatal para el organismo.
  7. La de nutrición debe basarse en la dieta mediterránea. Usar siempre aceite de oliva virgen y una copa de vino tinto que mejora la calidad de la dieta.
  8. El riesgo de efectos negativos disminuye con la edad.

Para saber más:

Organismos dedicados al estudio y divulgación del consumo de vino en moderación

Wine in Moderation: https://www.wineinmoderation.eu/es/

Fivin:  https://www.fivin.com/

The Renaud Society https://renaudsociety.org/

Wine information Council: https://www.wineinformationcouncil.com/