El consumo moderado de vino mejora los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea.

27/12/2023. ABR. Comunicación: promocio@doplaillevant.com


En el congreso sobre Lifestyle, Diet, Wine and Health se dedicó gran atención a la dieta mediterránea y, en especial, a su relación con el consumo moderado de vino. La dieta mediterránea está considerada como la más completa de todas las dietas que existen en el mundo. En nuestras islas tenemos la suerte de vivir en el centro neurálgico de esta dieta que compartimos con los países de la ribera mediterránea. Los platos son distintos, fruto de la imaginación de cada país, pero los ingredientes son los mismos. Dicho de forma corta, esta dieta se basa en el predominio de los vegetales y sus derivados: verduras, frutas, legumbres, pan, pastas, arroz. Leche y sus derivados. También carne y pescado, aunque no deben ser los protagonistas de los platos, sino un acompañamiento para dar sabor y aportar proteínas. El pescado quizás más abundante que la carne. Dulces y embutidos deben ser mejor marginales en la alimentación.
Pero existe un aspecto de esta dieta que queremos remarcar y es la importancia que supone incluir el consumo de vino en las comidas, siempre que se haga en cantidades moderadas, como máximo, dos copas por los hombres por día y una por las mujeres por día (por razones metabólicas). Al añadir a la dieta estas copas se ve aumentada su eficacia como factor de salud. El Dr. Miguel Ángel Martínez-González, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra en su lección magistral impartida en la Universidad de Harvard manifestó que la dieta mediterránea podría perder entre el 12 y el 24% de su eficacia si se eliminaba el consumo moderado de vino, esta sustentada en multitud de estudios de carácter epidemiológico, es decir, encuestas pasadas a muchos pacientes sobre sus costumbres alimentarias y estado de salud, y estudios experimentales de laboratorio en los que se estudia el efecto de los componentes del vino sobre diversos compuestos del metabolismo.

Efecto del alcohol
De todas las experimentaciones realizadas se ha llegado a la conclusión de que los efectos favorables se deben al alcohol y los polifenoles. Veamos cuáles son las funciones que cumple el alcohol. El vino tiene un contenido moderado en alcohol, normalmente entre 10 y 15%. Sus efectos positivos están relacionados con enfermedades cardiovasculares. Especialmente por su poder de aumentar el HDL, conocido como el colesterol bueno, el cual contribuye a eliminar el colesterol malo. Otro efecto es disminuir la agregación de plaquitas que pueden provocar la obstrucción de las arterias. También inhibe los factores responsables de la coagulación de la sangre. El consumo en exceso puede provocar varios problemas.
En experimentaciones realizadas sobre el nivel de factores coaguladores de la sangre comparando la incidencia de la dieta mediterránea y de la dieta mediterránea más vino, se pudo comprobar que la combinación de ésta era más efectiva que la dieta sola.


Efecto de los polifenoles

Los polifenoles son un grupo químico que presenta muchas formas diferentes. Dentro de los organismos se pueden encontrar cientos distintos. No son un compuesto esencial, es decir, no existe ninguna reacción del metabolismo en que sea imprescindible su presencia, pero pueden cumplir muchas funciones diferentes debido a su enorme diversidad. Los polifenoles se encuentran de manera más abundante en la piel y las semillas.


La función más importante es la de actuar como antioxidantes. El organismo precisa de energía para realizar sus actividades. La energía la obtiene de la oxidación de glúcidos, lípidos y proteínas. En este proceso se forman moléculas nombradas radicales libres, las cuales tienen un gran poder de reacción y pueden oxidar muchas moléculas del organismo, provocando su degradación. Puede degradar filamentos de ADN que pueden tener como consecuencia el inicio de procesos cancerosos. Esta oxidación es una de las causas de envejecimiento.


La defensa que realizan los polifenoles en los procesos de oxidación es que pueden captar estos radicales libres en varios procesos metabólicos evitando que degraden moléculas básicas por el buen funcionamiento del organismo. Uno de los procesos más estudiados es su acción sobre dicho colesterol malo, en el que al inhibir su oxidación evita la fijación a las arterias que podría provocar procesos de ateroesclerosis. Cumplen altas funciones la mayoría de ellas ligadas a la buena salud cardiovascular.
Aunque faltan estudios para determinar exactamente los procesos metabólicos de los componentes del vino, sí puede afirmarse que los bebedores con moderación presentan una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares que los abstemios. Y al ser las enfermedades cardiovasculares una de las primeras causas de muerte, los bebedores con moderación tienen una mayor longevidad. La acción combinada de dieta mediterránea y vino es adecuada para tener buena salud.

Efecto combinado de dieta mediterránea y vino

Aunque falten estudios para determinar exactamente los procesos metabólicos de los componentes del vino, se puede afirmar que los consumidores con moderación presentan una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares que los abstemios. Y al ser las enfermedades cardiovasculares una de les primeras causas de muerte los consumidores con moderación tienen una mayor longevidad. La acción combinada de dieta mediterránea y vino es adecuada per tener una bona salud.

En la imagen final de este artículo se enseña una experimentación realizada sobre la capacidad anti oxidativa del plasma sanguino en la que se comparó esta capacidad en una dieta rica en grasa y dieta mediterránea complementadas las dos con vino. Las personas sometidas a experimentación se dividieron en dos grupos, unos alimentados con dieta grasa y los otros con dieta mediterránea. Durante treinta días recibieron esta dieta y se ve como la dieta mediterránea obtiene mejores resultados en la capacidad anti oxidativa del plasma. Al cabo de estos días la dieta fué completada con una copa de vino en cada comida, luego se alimentaron treinta días mas sin el suplemento del vino. La gráfica obtenida muestra como el suplemento de vino en ambas dietas mejora de forma considerable la capacidad anti oxidativa del plasma y como al eliminar la copa de vino la capacidad anti oxidativa vuelve a bajar.


Para sabe más:

El vino en la dieta mediterránea. Rosa Lamuela-Raventós, Cristina Andrés-Lacueva. Archivos Latinoamericanos de Nutrición. Vol. 54. Supl. 1. 2004. Pàg 79-82.